Ofrecemos este tratamiento en conjunto con otro profesional, Manuel Cobo, experto en cirugía podológica mínimamente invasiva.

La ventaja de la cirugía mínimamente invasiva frente a la cirugía tradicional es la posibilidad de acceder a diferentes tejidos y huesos a través de incisiones que no superan los 5mm, respetando de esta manera canales anatómicos bien delimitados y pudiendo además, mediante el uso de un sistema de fluoroscopía (radiología computerizada), hacer un seguimiento del acto quirúrgico en tiempo real.

Las ventajas de nuestro tipo de intervenciones son:

  • Régimen ambulatorio sin hospitalización, el paciente regresa a su casa andando por su propio pie al finalizar la intervención.
  • Anestesia local no precisa anestesia general, ni epidural. Si es preciso se realizará sedación y vigilancia monitorizada por médicos anestesistas.
  • No precisa, en la mayoría de los casos, la utilización de tornillos o agujas (material de osteosíntesis). La colocación de unos vendajes especiales y un zapato determinado permite la marcha inmediata.
  • Menor dolor postoperatorio al existir menos agresión en los tejidos.
  • Menor riesgo de infecciones y mejor cicatrización de los tejidos.
  • Disminución de los costes quirúrgicos al no precisar hospitalización.
  • Incorporación por parte del paciente a sus actividades cotidianas en un corto espacio de tiempo.