Podologia – Deportista


La molestia más frecuente que refieren los deportistas en la planta del pie tras haber realizado la práctica deportiva, sobre todo en aquéllos deportes que requieren un esfuerzo prolongado de la musculatura de la planta del pie, ya sea a nivel profesional como profesional, es la fascitis plantar.


¿Qué es la fascia plantar?

Es un tejido localizado en la planta del pie. Tiene su origen en el calcáneo –hueso del talón-  y la inserción en los dedos. Cuando se estira mucho en primer lugar origina dolor en la parte central del pie, y posteriormente en el mismo hueso del talón.

Síntomas y signos clínicos.

Quien la sufre refiere dolor intenso en la planta del pie, tanto durante el gesto deportivo como al finalizar el mismo. Es más, suele agravarse con el incremento de la intensidad del esfuerzo muscular.  El dolor se manifiesta cuando se presiona directamente la fascia plantar y cada vez que se realiza el paso a través de lo que se podría describir como pinchazos en la planta del pie.

¿Por qué se produce?

La fascitis plantar se suele asociar a pies que pronan mucho, y por tanto, a un problema biomecánico. Cabe destacar, sin embargo, y frente a lo que en ocasiones se da a entender, que los pies deben pronar, y es siempre, entre otros factores, un exceso de esta pronación el que provoca casi directamente este problema.

Otros factores pueden ser: alteraciones morfológicas y estructurales de los pies o de alguna región articular en concreto, diferencia de longitud entre las extremidades, calzado inadecuado para la práctica deportiva –que provoque más pronación-, etc.

¿Cuál es el tratamiento más adecuado?

Para tratar la fasctitis el único método es controlar la pronación a través de una ortesis plantar. Pero más importante si cabe es evitar que aparezca. Para ello, es conveniente realizar una completa y exhaustiva exploración y valoración de la biomecánica del pie mediante el uso, en la mayoría de las ocasiones, de plataformas de presiones para identificar un mal reparto de las presiones en el pie.

Pronóstico

El tratamiento de la fascitis suele tener buena evolución, remitiendo los síntomas en poco tiempo –en la mayoría de las ocasiones en las que el proceso inflamatorio es reciente en menos de una semana remiten las molestias-. En el resto de los casos, tal vez se requiera la disminución de la intensidad de trabajo deportivo como elemento complementario al uso de la ortesis plantar.